HORMIGA CARPINTERA

Identificacion y aspectos claves para su control

HERNAN M. FUNES
ING. AGRONOMO – CHEMOTECNICA

Cuando de hormigas se trata, la clave es contar con una precisa identificación de la especie, puesto que de ello podemos desprender los comportamientos típicos, sus hábitos alimenticios, los lugares donde frecuentan anidar y otros aspectos importantes a la hora de implementar una estrategia de control.

Para poder hablar de la “hormiga carpintera” (Camponotus spp.) lo primero que deberíamos saber es como identificarla. Esta hormiga es una especie de insecto social con castas bien definidas y aspectos morfológicos particulares dentro de cada casta. Podemos destacar así a:

OBRERAS, las cuales llegan a medir hasta 9 mm (Figura 1). El tórax y la cabeza son de color negro opaco, siendo el abdomen “aterciopelado”, pardo amarillento, debido a la presencia de pelos. El pecíolo (primera sección del abdomen) posee de un solo segmento, no tienen espinas en su tórax y sus mandíbulas son grandes y bien desarrolladas. Figura 1.

ALADAS, son las castas sexualmente desarrolladas las cuales cumplen un rol clave en la proliferación de la especie, se diferencian de las obreras por poseer dos pares de alas membranosas (Figura 2) aptas para el vuelo (momento donde ocurre la cópula). Figura 2. Adulto alado de Camponotus spp. Revista de Divulgación Técnica Agropecuaria, Agroindustrial y Agroambiental. Facultad de Ciencias Agrarias. UNLZ. Vol. 1 (2) 2014: 19-22 NOTA TECNICA Funes Hormiga carpintera […]

LA REINA (Figura 3) es aquella hormiga que fue fecundada (durante el “vuelo nupcial”) y se vuelve la responsable de abastecer de huevos a la colonia. Posee una morfología diferente a las otras castas sociales siendo más grande y con un abdomen pronunciado. Es la fundadora de la colonia, tiene como única actividad la oviposición, permaneciendo siempre adentro del nido. Los nidos de esta especie tienen normalmente una reina o en casos extraordinarios pueden aparecer más (a lo sumo cuatro). Figura 3. Reina de Camponotus spp

La hormiga carpintera se alimenta con una dieta variada que incluye exudados dulces de diferentes tipos de plantas y árboles, secreciones que excretan algunos homópteros (pulgones y cochinillas entre otros), insectos muertos, frutas (en especial cítricos), carnes, grasas, dulces, etc. Por lo que concluimos que, en líneas generales, se alimentan de sustancias azucaradas en busca de proteínas.

Estas hormigas son más activas durante la noche. Forman colonias numerosas, constituidas por un gran número de obreras que se caracterizan por poseer movimientos rápidos y un andar cortado. Los nidos son construidos en la madera muerta de árboles, así como también en las maderas de construcciones que se encuentran afectadas por algún tipo de proceso degradativo o maderas sanas pero muy blandas. También pueden vivir en las paredes o los cimientos de las casas. Los nidos están constituidos por galerías y cámaras, su conformación es similar a la de las hormigas podadoras, excepto que no construyen cámara honguera porque tienen distinto tipo de alimentación.

Al final de la primavera, llega la época del apareamiento y salen volando las hembras vírgenes aladas (nacidas en la última oviposición de la reina, las hembras vírgenes aladas son mucho más grandes que las otras hormigas) perseguidas por un enjambre de machos y realizan lo que se conoce como vuelo nupcial, quedando en los nidos sólo las obreras. En este “vuelo nupcial” cada hembra se aparea con algunos machos del enjambre. En una colonia grande se producen de 200 a 400 individuos reproductores cada año. Después de haber sido fecundadas por primera y única vez, las jóvenes hembras se desprenden de las alas y comienzan a hacer la oviposición en un nuevo nido instalado en otro sector apropiado (condiciones de humedad/podredumbre) de, por ejemplo, madera de la misma casa o de las inmediaciones, en donde serán nuevas Reinas, pudiendo hacerlo solas o acompañadas por algunas obreras, y en sólo cuatro semanas (época estival) ya se desarrolla todo el proceso de metamorfosis: huevolarva-pupa-adulto. Todos los machos mueren después del vuelo nupcial por agotamiento, por acción de predadores o por inanición. Revista de Divulgación Técnica Agropecuaria, Agroindustrial y Agroambiental. Facultad de Ciencias Agrarias. UNLZ. Vol. 1 (2) 2014: 19-22 NOTA TECNICA Funes Hormiga carpintera […]

Casi todos los huevos que ponen las reinas durante su vida (8 a 15 años) son huevos de obreras. Sólo oviponen cada año unos pocos huevos de machos y reinas. Los huevos y las larvas son cuidados y alimentadas por las obreras quienes, en caso de peligro, las trasladan a lugar seguro. Pueden crear colonias satélites que se localizan en otra zona fuera de la colonia principal. Estas colonias satélites no tienen reina y se organizan con obreras que llevaron algunas larvas y pupas. Las colonias se pueden trasladar a otro sitio si las condiciones se tornan desfavorables.

Consideraciones especiales para el correcto manejo de las Hormigas

Las hormigas carpinteras no se alimentan con la madera ya que no son xilófagas, sino que la excavan a los efectos de construir sus nidos. En las viviendas con techo de madera dejan residuos (aserrín) abajo de los mismos cuando excavan y limpian túneles; esta acción debilita el techo paulatinamente a lo largo de los años. Necesitan un ambiente apropiado para establecer la colonia, para lo cual prefieren la madera blanda, húmeda o en estado de putrefacción. Se detecta su presencia porque se observan restos de polvo fino de madera (aserrín), a veces se ven cadáveres de hormigas junto al aserrín, se ven transitando por los alrededores del nido, se ven adultos alados al final de la primavera o porque de noche se escucha el ruido que hacen al excavar los túneles o bien se las ve en el jardín alimentándose con las secreciones azucaradas de cochinillas, pulgones, moscas blancas, etc. A medida que crece la población de hormigas, estas infestan más plantas con estos homópteros para tener más comida. Camponotus spp. posee un nido principal y nidos satélites, normalmente los nidos principales se ubican en árboles muertos y los satélites en zonas cercanas a la casa donde se encuentra la plaga o a veces en los mismos techos de las casas. Lo ideal es seguir el camino de las hormigas hasta localizar el nido. Esto no siempre es fácil puesto que el nido se puede encontrar a una distancia distante de la casa y dificultar así su rastreo. Es muy importante revisar debajo de las tejas ya que es una zona donde suelen encontrarse los nidos satélites, lugares claves para hacer una aplicación de insecticidas líquidos con buen poder de volteo como el PROTEGINAL o la CHEMOTRINA (Figura 4).

Las zonas de acceso de las hormigas a las casas suelen ser los cables de luz, teléfono u otro servicio que actúan como verdaderas autopistas, esto también sucede con ramas de árboles que tocan los techos. Una adecuada poda y una barrera mecánica en los cables es una solución sencilla y económica. La aplicación de floables como el SIPERTRIN en zonas de tránsito de hormigas favorece el control explotando el efecto residual otorgado por el formulado floable. Durante el tratamiento con geles como el PLATINUM AB, no se deben utilizar otros insecticidas (líquidos, polvos, aerosoles, etc.) dado que provocarían su rechazo y el fracaso del tratamiento. El objetivo del gel es que la hormiga se intoxique de a poco y “transporte el efecto tóxico” hasta el nido donde lo propaga por diferentes comportamientos biológicos como por ejemplo la regurgitación del alimento o la trofalaxia (Figura 5). Revista de Divulgación Técnica Agropecuaria, Agroindustrial y Agroambiental. Facultad de Ciencias Agrarias. UNLZ. Vol. 1 (2) 2014: 19-22 NOTA TECNICA Funes Hormiga carpintera


Related posts

Leave your comment Required fields are marked *