NO PODAR SI HAY HOJAS

MARÍA LAURA VIDAL BAZTERRICA
PAISAJISTA – REVISTA JARDIN
DIARIO CLARIN

En el otoño, comienza el proceso llamado “senescencia de las hojas”, disparado por el alargamiento y la disminución de las temperaturas de las noches. Estos cambios, dirigidos por las hormonas vegetales, de a poco irán formando una barrera en la base del peciolo de las hojas, que obstruirá la conexión con la rama. Luego el viento o su propio peso harán que se caigan las hojas al haber perdido toda funcionalidad.

Entre el antes y el después, se producen muy importantes trasformaciones. Los nutrientes y las sustancias que hay en las hojas migran hacia la zona leñosa del árbol, donde quedaran almacenadas hasta la primavera. Durante este proceso no se deben podar los arboles. Sólo cuando estén totalmente sin hojas.

Este mes han comenzado a podar los municipios los árboles sin esperar el tiempo adecuado.Luego nos preguntamos por qué son tan propensos a plagas y enfermedades.


Related posts

Leave your comment Required fields are marked *