LANGOSTAS, PLAGAS DE AYER Y DE HOY…

Los acrídidos (Acrididae), conocidos como langostas, tucuras, saltamontes, son una familia de insectos ortópteros.

Lic. Daniela Vitti, Ing.Agr. Diego Szwarc (INTA EEA Reconquista)
Ings. Agrs. María I. Parodi, Facundo Colombo y María O. Leonhardt (AER INTA Tostado)
Ing. Agr. Analía Fernández (SENASA)

Situación en ambientes rurales y urbanos. 

Los representantes de este grupo, son insectos predominantemente alados, saltadores, de tamaño mediano a grande, con aparatos bucales masticadores que se alimentan de vegetales, en su gran mayoría.

El término langosta, se utiliza para denominar a unas pocas especies de acrídidos capaces de formar “enjambres” o “mangas” bajo determinadas condiciones (climáticas y alimentarias) y que se desplazan a través de extensas áreas, causando daños en los cultivos y/o vegetación natural.

Entre estas especies, se encuentra Schistocerca cancellata, (Figura) conocida como angosta sudamericana, muy conocida por sus históricos antecedentes como plaga nacional, desde 1900 aproximadamente.

HISTORIA Y ACTUALIDAD –

SITUACIÓN EN ARGENTINA
Esta especie causó grandes problemas, la primera invasión fue en 1932-1933 conocida como la más intensa ocurrida en Argentina. Llegó a ocupar más de 152 millones de hectáreas, es decir más de la mitad de la superficie del país.

En el año 2015, hubo un resurgimiento, que ocasionó problemas en la provincia de Santiago del Estero, los daños se registraron en bosques, pastizales naturales y en menor medida en superficie agrícola. En enero y febrero de 2016, se registraron mangas de langostas en varias regiones de Bolivia y Paraguay con pérdidas en cultivos tales como soja, maíz, sorgo, maní y cítricos.

Cuando las langostas alcanzan altas densidades poblacionales, pasan a fase gregaria (agrupada) y migran en mangas hacia nuevas zonas y es así, como desde éstos países limítrofes pudieron moverse grandes distancias y colonizar regiones del norte o centro de Argentina tal como ocurrió en el mes de junio de 2017.

A partir de esa fecha, se registraron mangas de langostas inicialmente en Formosa, luego en Chaco, Santiago del Estero, noroeste de la provincia de Santa Fe; y finalmente en Córdoba. En este caso, SENASA intervino con un intensivo plan de monitoreo.y control, en articulación con instituciones y productores locales.

SITUACIÓN EN SANTA FE
El foco comenzó a fines de junio del 2017 y se concentró en el Paralelo 28, en la zona conocida como Tres Mojones, sector comprendido en las inmediaciones de los límites de las tres provincias, Santa Fe, Chaco y Santiago del Estero. Posteriormente, entró una manga en los distritos del norte del departamento 9 de Julio asentada sobre un campo natural de algarrobos, chilcas, espartillos, pastos gramillas, entre otros. La manga de langosta ingresó desde la provincia del Chaco, con un desplazamiento NE a SO, asentándose sobre lotes de trigo en estado fenológico V3-V4, sin registrarse pérdidas significativas del cultivo, sólo algunos daños menores en la periferia de los mismos en cercanías a cortinas o isletas de árboles. En estos casos los productores realizaron pulverizaciones terrestres.

Se hicieron controles aéreos con el propósito de disminuir la densidad poblacional de las mangas en las primeras horas del día o al atardecer, cuando las langostas se refugiaron en cortinas de monte. Estas aplicaciones permitieron un alto porcentaje de control, estimándose una efectividad del 90%, aunque en algunos campos permanecieron langostas adultas. En el mes de octubre, se observó una nueva generación de langostas juveniles en el extremo sur de Chaco causando daños en lotes con ultivos de girasol, situación que alertó nuevamente al norte de la provincia de Santa Fe y exigió prevención ante nuevos ataques.

El monitoreo frecuente de la zona problema es clave para detectar la presencia de estos insectos y su adecuado manejo. Este se realiza tanto de los lugares donde estuvieron asentadas las mangas, como las rutas de vuelo, detección de posturas, áreas de emergencias y/o presencia de estadios juveniles.

CONDICIONES FAVORABLES PARA EL DESARROLLO DE ESTA PLAGA

Como condiciones predisponentes para que esta especie alcance la condición de plaga, se pueden mencionar: inviernos benignos, (temperaturas invernales altas) y precipitaciones suficientes, pueden permitir el desarrollo de hasta tres generaciones anuales. Estas langostas, en sus ambientes de cría permanente, se reproducen mientras las condiciones del suelo, clima y flora es sean favorables. Cuando los contextos cambian y se tornan desfavorables, la población migra formando las mangas, compuestas por miles y miles de individuos que pueden alcanzar 100 km de longitud y 10 km de ancho (Fig., manga de langostas en vuelo). En las zonas de cría las lluvias normalmente ocurren de noviembre a marzo-abril, permitiendo el desarrollo de dos generaciones anuales:

1- primaveral, corta y rápida y una
2- estival más larga, en la cual los adultos pasan la temporada de invierno en diapausa reproductiva hasta las primeras lluvias primaverales.

BIOLOGÍA Y ECOLOGÍA

El género Schistocerca, es una especie polífaga, que puede llegar a devorar más de 400 especies vegetales (Fig. , langosta infa,
sobre planta de girasol). La particularidad de las langostas, a diferencia de las tucuras, es la habilidad de cambiar su comportamiento y fisiología (color, tamaño y forma) en respuesta a cambios en la densidad poblacional, pasando de un estado solitario a gregario (Fig., comportamiento gregario, agrupadas) y viceversa. Al parecer, cuando se juntan grandes grupos de individuos de la misma especie liberan hormonas apropiadas para activar su conducta migratoria, desarrollar mayor crecimiento de las alas y de esa manera, poder dispersarse por otros territorios, evitando la competencia intra-específica por el alimento. Esta capacidad de agregarse activamente, formar mangas y dispersarse (puede volar hasta 150 kilómetros por día), sumado a su voracidad, determinan una gran amenaza para toda la actividad agropecuaria del país. El conocimiento del ciclo de vida y las características morfológicas de cada estadio, permite el manejo y la toma de decisiones adecuadas para su control, siendo el momento oportuno cuando la plaga está en su estadio ninfal (sin alas).

LA PLAGA EN AMBIENTES URBANOS

Tal como se mencionó, estos insectos se alimentan únicamente de material vegetal, no transmiten enfermedades ni provocan lesiones a humanos o animales.

Ante casos de aparición o focos de langostas voladoras en zonas urbanas, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informa que estos insectos no representan ningún riesgo para la salud humana y de los animales, dado que no transmiten enfermedades ni provocan lesiones. Tal como se describe, esta plaga se alimenta de cualquier tipo de material vegetal, generando impacto económico áreas rurales, atacando cultivos, pasturas y montes, “pero de ninguna manera representan un riesgo para las poblaciones de las ciudades” explicó el coordinador del Programa Nacional de Acridios, Héctor Medina.

CONTROL BIOLÓGICO

Entre los enemigos naturales que pueden actuar como agentes de mortalidad para esta plaga se destacan:

• Aves insectívoras: muchas especies de aves se alimentan de insectos y en especial de langostas, ejemplo el aguilucho langostero, garzas, pirinchos, entre otros.

•Otros insectos: moscas parásitas, avispas parasitoides de huevos.

• Depredadores: arañas, mamíferos pequeños, nematodos parásitos, entre otros.

• Patógenos de insectos: hongos, bacterias y virus.

CONTROL QUÍMICO

De hacerse presente esta plaga en patios, jardines, parques y plazas, es importante que sepa que no hay ningún peligro y que puede controlarlas con cualquier insecticida registrado y autorizado para tal fin, es decir, los que se pueden adquirir en cualquier comercio para aplicar en el jardín (Medina, 2017).

MÁS INFORMACIÓN Y RECOMENDACIONES
El Programa Nacional de Acridios, de la Dirección Nacional de Protección Vegetal del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad  Agroalimentaria (SENASA), es el organismo donde se debe denunciar problemas con esta plaga, como así también se accede a información actualizada. La dirección de correo electrónico es:

acridios@senasa.gob.ar. Junto al SENASA, gobiernos provinciales, asociaciones de productores e INTA trabajan con el objetivo de reducir su población y minimizar el riesgo de pérdidas económicas.En caso de detección de focos de langostas, es obligatorio denunciar su presencia en las oficinas del Senasa, enviando un correo a acridios@senasa.gob.ar o a través de la aplicación para Android Alertas Senasa, a la delegación provincial o del INTA más cercana.

Lic. Daniela Vitti, Ing.Agr. Diego Szwarc (INTA EEA Reconquista)
Ings. Agrs. María I. Parodi, Facundo Colombo y María O. Leonhardt (AER INTA Tostado)
Ing. Agr. Analía Fernández (SENASA)


Related posts

Leave your comment Required fields are marked *