ALGUNAS NOTAS ARACNIDAS…!

Las arañas no son tontas, donde tejen sus redes, es porque hay alimento para ellas….

Ernesto Berrocal
Consultor (Perú)

Las hemos visto de hecho en algún momento de nuestras vidas y en más de una ocasión, presas del pánico tentados a eliminarlas con cualquier objeto contundente (incluyendo el arma más mortífera de nuestras madres: la chancla). Se afirma que existen alrededor de 45.000 especies de arañas, aunque la gran mayoría no las podamos ver, ya que son hábiles en el arte del camuflaje y que casi todas son nocturnas y por supuesto muchas personas lo prefieren así.


Pero pocos saben que las arañas cumplen un rol importantísimo para el sostenimiento del equilibrio natural, al ser por excelencia depredadoras feroces dentro de la escala alimentaria. No son carroñeras (no comen animales muertos), son cazadoras comen insectos vivos. Estos insectos podrían convertirse en plagas, si no fuesen devorados por los arácnidos. En efecto durante las inspecciones de control de plagas la presencia o ausencia de telarañas (frescas o viejas) se usan como indicativo indirecto de la presencia o ausencia de insectos.

Solía decirme un profesor de entomología: ….Las arañas no son tontas, donde tejen sus redes, es porque hay alimento para ellas…. Y claro que tenía razón. Otro beneficio, menos conocido aún es el de la regeneración de bosques, inclusive, tras un incendio, aunque las arañas autóctonas mueran en el siniestro, pronto aparecerán otras especies que acuden al bosque quemado y que empiezan a trabajar en la regeneración del mismo.

Un dato que refuerza lo anterior, es que lo primero que encontraron los exploradores luego de la explosión del volcán Krakatoa en 1883, fue una araña.La mayoría de las arañas son consideradas benéficas, muerden sólo en defensa propia, estas mordeduras pueden ser tan puntuales como la picadura de una abeja o un mosquito, pero en ocasiones pueden ser una importante fuente de dolor.

Es muy significativo saber qué tipos de arañas pueden vivir en nuestras áreas de estudio, trabajo o habitación. Para reconocerlas adecuadamente y saber si nos enfrentamos a un problema real. Lo más peligroso para nosotros es el veneno que usan para matar  sus presas, al no alimentarse de alimentos sólidos, primero deben licuar a su presa, por ello en algunos casos este veneno puede resultar lo suficientemente tóxico como para licuar piel y tejidos. Algunos estudios están tratando de mostrar usos del veneno de las arañas en el campo de la medicina, lo cual añadiría otro punto a favor de estas pequeñas criaturas.

En algunos lugares, como Camboya, las arañas se consideran un manjar. Las personas las cazan con el fin de crear varios tipos de platos con ellas. No se conoce completamente cuáles especies son utilizadas y cuáles no.

También hay personas que gustan de mantener a las criaturas exóticas como mascotas, y las arañas son una de estas criaturas. La Tarántula es una especie que parece ser adecuada para esto. Sin embargo, estas criaturas no se adaptan bien al cautiverio, por lo que pueden llegar a ser muy agresivas bajo condiciones de vida estresantes.

Existen dos especies de arañas altamente peligrosas para nosotros, una de ellas es la conocida como La Viuda Negra, (Latrodectus mactans) y la otra la conocida como Araña Violín, (Loxosceles laeta). Cuyos venenos son distintos, pero igual de mortíferos. La viuda negra, tiene un veneno neurotóxico con pocos efectos locales en el punto de la picadura, pero afecta de forma más generalizada provocando arritmias, fiebre, rigidez abdominal, temblores y en algunos casos la muerte.

En cuanto a la araña violín, su veneno es necrosante, de manera que afecta a los tejidos que rodean a la mordedura provocando edemas agudos que pueden derivar en necrosis extendidas de los tejidos, formando un cuadro clínico severo.

Volviendo a las generalidades debemos mencionar que no todas las arañas producen tela, hay algunas arañas conocidas como arañas vagabundas que corren tras sus presas y las cazan como puedan, algunas otras son más bien sedentarias y construyen telarañas, las que pueden ser de diversos tipos, tanto verticales como horizontales, marañas tridimensionales sin forma establecida, sobre o bajo piedras, entre varias otras formas.

Un dato interesante es que los machos suelen ser más llamativos que las hembras, esto debido a que tienen que convencer a la hembra para aparearse y el patrón de coloración es una de las señas distintivas que usan con este fín.

Otras especies lo que hacen es regalar presas capturadas en una suerte de San Valentín arácnido. Hay otras que realizan ciertos movimientos en la telaraña y las más musicales, repiquetean de determinada forma en el suelo a modo de tamborileo. Algunos estos fósiles nos indican que las arañas han existido por más de 300 millones de años, claro está que aún falta encontrar la evidencia para saber exactamente que pasó con ellas a través del tiempo.

Las arañas varían mucho en tamaño, desde muy pequeñas hasta muy grandes, poseen cuatro pares de patas (lo que las saca de la definición de insectos), además que poseen por lo general cuatro pares de ojos los que le sirven de mucha ayuda ya que no cuentan con un buen sentido del equilibrio. Sin embargo, las arañas de la familia Sicariidae sólo poseen seis ojos y las arañas de las cavernas junto con las que viven toda su vida en el suelo, pueden no tener ojos para nada. Por lo general se desplazan lentamente, pues no tienen que preocuparse demasiado por los depredadores. La mayoría poseen potentes venenos con capacidad de neutralizar el ataque de sus enemigos.

Aún hay mucho por descubrir de las arañas, no sabemos mucho sobre el estilo y el ciclo de vida de muchas especies de ellas. Y el temor generalizado que tenemos los humanos sobre ellas propician su desaparición a grandes escalas. Por lo general, las arañas no viven más de unos pocos meses, debido a que las enfermedades, parásitos y depredadores las eliminan mucho antes que envejezcan y mueran.

Aquellas que completen su ciclo de vida pueden vivir al menos un año desde la etapa de huevo a adulto. Sin embargo, en cautiverio estas han demostrado una larga supervivencia, por ejemplo, algunas tarántulas hembras han alcanzado hasta los 20 años. En contraparte las arañas tejedoras quizás no vivan más de uno a tres años, inclusive en las condiciones más favorables.

Y para terminar con estas amigables criaturas, debemos mencionar los aportes de la seda de las arañas, entre las que se
incluye que sea uno de los materiales más elásticos y más fuertes que puedan existir en la naturaleza. Esta seda de araña sintetizada ha demostrado ser útil en la creación de la nueva generación de paracaídas y chalecos antibala, tan versátil resulta que los pueblos de Papúa Nueva Guinea incluso usan las redes que dejan las arañas Nephila como redes de pesca.

Ernesto Berrocal
Consultor (Perú)


Related posts

Leave your comment Required fields are marked *